El Método PronoKal presenta los resultados de “Por un San Valentín saludable”

0
769

Según datos de la encuesta “Por un San Valentín saludable”, más del 75% de las personas confiesan que los hábitos de vida, alimentarios y de actividad física, de su pareja influyen sobre los suyos propios. Ésta ha sido la principal conclusión de la encuesta realizada por el Método PronoKal, tratamiento multidisciplinario de pérdida de peso bajo control médico basado en una dieta proteinada, con motivo del Día de los Enamorados, que buscaba saber cómo afecta estar en pareja sobre el estilo de vida.

En tan sólo una semana, cientos de personas participaron en esta encuesta cuyos datos muestran la influencia que tiene la pareja sobre el estilo de vida. Aprovechando que durante estos días las parejas están especialmente motivadas en su relación, los expertos dan a conocer los resultados para recordar que un estilo de vida saludable es esencial a la hora de prevenir o perpetuar la obesidad.

En pareja, las mujeres comen peor y los hombres hacen menos ejercicio físico

El 90% de los hombres considera que su alimentación es saludable, mientras que la cifra baja hasta el 75% en el caso de las mujeres que afirman lo mismo. Cuando se valora si ésta cambia cuando se tiene pareja, el 50% de mujeres cree que su alimentación varía poco. Sin embargo,  la realidad es distinta cuando se les pregunta cuándo comen más saludablemente, ya que más del 45% de las encuestadas confiesa comer peor cuando está en pareja.

Respecto de la actividad física, el 80% de mujeres y el 60% de hombres no hacen suficiente ejercicio físico a la semana cuando están solteros, y, en general, los hombres suelen realizar más actividad física que las mujeres. Sin embargo, la situación cambia cuando ellos están en pareja, puesto que sube hasta un 70% el número de hombres que no practican suficiente ejercicio físico a la semana[1], mientras que en las mujeres este parámetro se mantiene prácticamente igual.

La pareja influye pero la edad también

Tras analizar las respuestas por edades, uno de los aspectos que más ha llamado la atención a los especialistas de PronoKal es el empeoramiento en los hábitos alimentarios que hay en la franja de los 36 a los 50 años: el 55% de los encuestados de esta edad afirma comer peor en pareja. Tal como señalan los expertos, este dato refleja la gran influencia que tiene la pareja sobre el estilo de vida, puesto que esta franja de edad es la elegida para establecerse en pareja y, por tanto, la convivencia aumenta. En cambio, los menores de 36, que pese a tener pareja pueden no convivir con ella, y los mayores de 50 años confiesan que su alimentación varía poco cuando están emparejados.

“Queremos aprovechar el Día de los Enamorados para recordar que no hay mejor acto de amor en una relación, que luchar para mejorar el estilo de vida de la persona que quieres e indirectamente, el tuyo propio. Teniendo en cuenta las cifras de la encuesta, se confirma la importante influencia de la pareja en el día a día. Por ello, contar con su apoyo para perder peso, hacer más actividad física y mejorar los hábitos alimentarios puede suponer la motivación que le falta a mucha gente para lograr sus objetivos y reducir así el riesgo de padecer obesidad o controlarla si ya existe”, afirma Ignacio Sajoux, Director Médico Internacional del Método PronoKal.

El 81% de los encuestados de entre 20 y 35 años afirman llevar una alimentación saludable y más de la mitad creen que ésta cambia poco cuando están en pareja. Sin embargo, cuando se les hace reflexionar sobre cuándo comen más saludablemente, más del 40% confiesa que su alimentación empeora cuando tienen pareja. Al contrario de los jóvenes, los mayores de 50 años creen que su pareja les influye mucho, el 43% lo afirma, pero la realidad es que alrededor del 60% de los mayores de 50 no varía su alimentación cuando están emparejados.

Otro dato que varía de forma importante en función de la edad es la actividad física semanal. El 82% de los encuestados de entre 20 y 35 años no realiza suficiente actividad física cuando están solteros, pero la cosa mejora cuando están en pareja: se duplica el porcentaje de jóvenes que realiza el ejercicio físico recomendado. En el caso de los mayores de 50, el 71% de los encuestados realiza poca actividad física en soltería y el tener pareja tampoco parece influir en este punto.

Un San Valentín saludable, al alcance de todos

En la Argentina, según los últimos datos de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, más de la mitad de la población padece sobrepeso u obesidad, por eso, los expertos del Método PronoKal afirman que actuar para mejorar el estilo de vida de la pareja, ya sea auto-mejorando los hábitos de vida o motivando al compañero a perder peso y adoptar unos hábitos alimentarios más saludables, mejorará la relación en todos los aspectos.

Además de ganar salud, reducir el sobrepeso y los malos hábitos también mejorará la vida sexual de muchas parejas ya que, las personas con sobrepeso u obesidad son 25 veces más propensas a tener problemas sexuales, como falta de deseo o complicaciones al mantener relaciones, según el estudio realizado por la “Diet and Fitness Center” del centro médico de la Universidad de Duke (EUA), realizado a 1.200 personas.

Por todo ello, los especialistas del Método PronoKal esperan motivar a los enamorados para que San Valentín sea el punto de partida de muchas parejas hacia un estilo de vida más saludable, que influya positivamente en la relación y en los hábitos alimentarios y de actividad física de cada miembro.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA