Día de la hipertensión, el desafío del tratamiento crónico

0
335

El 17 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión Arterial (HTA), con el objetivo de visibilizar y ‘hacer ruido’ acerca de esta “enfermedad silenciosa”. Según el último Registro Nacional de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), esta afección ataca a 1 de cada 3 argentinos.

La HTA es una enfermedad frecuente, que se produce por el aumento de la fuerza de presión que ejerce la sangre sobre las arterias de forma sostenida. Es una enfermedad que no da síntomas durante mucho tiempo y, si no se trata, puede desencadenar complicaciones severas como infarto de corazón, accidente cerebrovascular, daño renal y ocular, entre otras complicaciones En base a los datos que arroja la SAC, 1 de cada 6 personas desconocen su condición y, de la misma forma, la tasa de pacientes adecuadamente controlados es baja.

Frente a este escenario, aparecen cuestionamientos sobre la dificultad de su diagnóstico o la poca accesibilidad al tratamiento; pero ninguno de estos puntos resultan causantes de esta estadística. El diagnóstico de hipertensión arterial es sencillo, sólo se debe registrar la presión arterial en diferentes ocasiones, separadas por un lapso de tiempo; previa consulta con el médico especialista. Existen dos tipos de medidas para detectar la enfermedad: la presión arterial sistólica (PAS) o máxima y la presión arterial diastólica (PAD) o mínima. Se considera presión arterial alta (hipertensión) cuando dicha medición máxima es mayor o igual a 140 y la mínima es de 90.

¿Cuál es el mayor inconveniente que provoca un porcentaje tan bajo de pacientes controlados? “Este aspecto implica un porcentaje alto de personas que sufrirán las consecuencias de esta enfermedad que al no producir síntomas no genera la necesidad  de controlarse. Dentro de las consecuencias del no control figuran complicaciones cardio y cerebrovasculares (infartos de miocardio, ACV) oftalmológicos (problemas de retina y pérdida de visión), renales (insuficiencia renal) y arteriales (obstrucciones) que se desarrollan con el transcurso de los años. Esto significa una gran cantidad de personas con problemas de salud graves, que generan incapacidad y altos costos al sistema”, explica el doctor Aníbal Feder, director médico de Emergencias S.A. y miembro de la Comisión de Jóvenes de Fundación la Fundación de Estudios para la Salud y la Seguridad Social (FESS).

Por esta razón, “empoderar al paciente es uno de los desafíos médicos más importantes, ya que siendo una patología crónica y silenciosa requiere el compromiso del paciente y la comprensión sobre la enfermedad que padece”, sostiene el doctor Miguel Javier Schiavone, coordinador del Centro de Alta Complejidad de Hipertensión Arterial del Hospital Británico.

Sumándose a esta problemática, existen instituciones como Farmanexus que se dedican a prestar servicios farmacéuticos a través de la administración, logística, auditoría y comercialización de medicamentos. Esto facilita la continuidad de un tratamiento crónico y estimula el compromiso a largo plazo.

Francisco Melendo, gerente de Relaciones Institucionales de Farmanexus, expone su experiencia en el rubro y expresa que a los pacientes se les demanda que se mediquen, sigan dietas, introduzcan cambios en su estilo de vida, se sometan a exploraciones y controles, realicen ejercicio físico; sin embargo existen diferencias cualitativas y cuantitativas sobre lo que se espera en relación al paciente y lo que éste es capaz de hacer. “En nuestra empresa, a través del seguimiento de los más de 20 mil pacientes crónicos bajo programa, detectamos una importante tasa de abandono temporal de tratamiento y de consumos inferiores a la tasa de prescripción”, sostiene Melendo.

Si bien las causas específicas que provocan la hipertensión arterial aún son desconocidas, se recomienda seguir una dieta equilibrada, adquirir hábitos saludables y consultar a su médico regularmente.

 

DEJA UNA RESPUESTA