Una muestra homenaje a Piazzolla para sentir la pasión del tango

0
911

“Piazzolla no se lo hubiera imaginado”, afirmó conmovida Laura Escalada, viuda del artista, en el marco de la ceremonia de inauguración de la Muestra “Astor Piazzolla. El revolucionario del tango” que se llevó a cabo el 31 de agosto en la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires y que le rinde homenaje al ícono mundial de la música de Buenos Aires tras cumplirse 25 años de su muerte. La muestra – de acceso libre y gratuita -se puede visitar hasta el 28 de octubre en La Plata e invita a conocer los aspectos más sensibles del hombre que, movilizado por el fervor y la pasión por la música supo darle un giro vanguardista y posmoderno al tango de esa época introduciendo arreglos e instrumentos jamás escuchados en ese género musical.

“Esta muestra sintetiza en gran medida los aspectos más sensibles de Astor. Recrea su mundo, su manera de vivir y nos permite entender un poco más su pasión y su genio musical”, afirma Walter Santoro, presidente de la Fundación Industrias Culturales Argentinas, institución responsable de la organización, la cura y la puesta en valor de los objetos más representativos del artista.

Una recorrida por la vida de Astor a través de 17 paneles identificados con frases y palabras del artista son los que cuentan mejor su propia historia. Algunos paneles están dedicados a conocer quiénes fueron las personas que calaron hondo en la vida del compositor como su padre, Vicente “Nonino” Piazzolla; el bandoneonista Aníbal Troilo, en cuya orquesta se inició en el año 1939; y el poeta Horacio Ferrer, con quien elaboró su obra cancionística, entre otros.

Durante la muestra se presentó la historia de Astor Piazzolla contada para los más chicos. Se trata de un cuento con ilustraciones a cargo de Lorenzo “Lolo” Amengual que narra la historia del artista argentino con un lenguaje adaptado para los niños y que lleva un mensaje esperanzador de perseverancia y optimismo.

Por último, los visitantes podrán ver los objetos más emblemáticos de Piazzolla, como los anteojos que utilizó para componer el metrónomo; la camisa que usó a los 8 años  y que supo conservar a lo largo de su vida; la armónica que salió a robar junto a un amigo para calmar la frustración de haber recibido un bandoneón para niños, por parte de su padre como regalo de cumpleaños; y el  bandoneón “de batalla”, que utilizaba para componer sus obras, entre más objetos íntimos puestos a disposición por primera vez, por su viuda, Escalada.

DEJA UNA RESPUESTA