La cerveza artesanal, el nuevo nicho gourmet

0
1392

Jarva Brewing company es una opción delirante en las afueras de la ciudad para los amantes de la cerveza artesanal. Si bien Palermo continúa siendo el punto de referencia para bares cerveceros, una nueva tendencia está surgiendo y propone, además de cerveza artesanal de primera calidad, una experiencia única.

Y es que no solo ofrecen cervezas con receta única acompañada por una comida de primera, sino que además, quien los visita puede ver el proceso de fabricación de sus bebidas. Desde hace casi dos años que Jarva Brewing Company ofrece cervezas artesanales de elaboración propia en su bar de Pilar.

Cuenta con seis tipos de cerveza artesanal únicas en el mercado: 5 Johnnies (IPA) es una de las mejores IPAs del país, elaborado con 5 lúpulos, Rompequinotos, una receta única de Witbier de trigo con quinotos en almíbar, Corazón Valiente que es una Scottish que se elabora con whisky, chaucha de vainilla y roble, la famosa Surfin USA es una APA (American Pale Ale) con lúpulos y levaduras de California. El estilo Pumpkins que lleva un agregado de calabaza, especias y quinotos en almíbar. La Piaf que es una cerveza Saison.

Además, fabrican Oktopus que es una Dubbel de 8 maltas y por último Banana Vibration Ale que es una Wiesenbock que se produce con el agregado de banana en hervor. Todo hace pensar que Jarva es, sin duda, un bar exclusivo.

El lugar: está totalmente equipado con muebles reciclados, ya que además de ser un espacio acogedor, trabaja bajo los parámetros de una empresa B, responsable con el medio ambiente y la comunidad.

Con una ambientación muy cómoda, luz tenue y música acorde a cada momento, Jarva tiene un patio escondido que es digno de conocer, en invierno se reparten mantas para que quien lo desee pueda disfrutar de una cerveza cómodamente sentado al lado del fogón. En verano, bajo la sombra de los árboles, se puede disfrutar de música en vivo.

“Arrancamos en 2011 experimentando con ingredientes, diseñando recetas propias, era como un juego que se convirtió en hobby familiar.” Explica Edwin, hermano mayor y partícipe de la marca.

Desde sus inicios, la empresa trabajó día a día en encarar un producto 100% natural. En 2011comenzaron preparar las primeras cervezas, con recetas caseras y trabajando sobre gustos personales; el siguiente paso fue embotellarlas para consumo personal y de amigos. La calidad de sus productos, sumado a la identidad de una empresa B, los llevó a comercializar la cerveza en otros bares y a la necesidad de montar una fábrica propia, dejando de lado el garage de la casa. De la cerveza propia pasaron al pub propio. Hoy, El emprendimiento continúa creciendo, y tienen previsto abrir nuevas sucursales.

La marca se consolida como referente de calidad y originalidad y las tareas están repartidas: un hijo cocina; otro envasa en barriles y el restante organiza la venta; la madre lleva la administración y supervisa el estado de las instalaciones y el padre se ocupa del equipamiento y proveedores y así se completa el círculo de la empresa familiar. En estos 4 años lograron llevar adelante un proyecto que deslumbra y proyectan una elaboración de cerveza artesanal de más de 120 mil litros para el año que viene.

DEJA UNA RESPUESTA