Una investigación sobre Negocios y Comercio Exterior entre el Reino Unido y Latinoamérica en torno al Brexit

0
205

Los Beatles, The Crown y English Premier League son sólo tres razones por las que los expertos creen que, al menos dos tercios de los empresarios y gerentes latinoamericanos confían en que el Reino Unido será una economía más fuerte tras su salida de la Unión Europea.

Sherlock Communications junto con Toluna Insights desarrollaron este estudio, el primero de su tipo, en que entrevistaron a más de 3000 personas de diferentes orígenes en las seis economías más grandes de la región: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú. El objetivo fue descubrir la percepción del Brexit y su posible impacto y, si bien los resultados señalan que muchos de los encuestados están confundidos o despreocupados frente a la salida del Reino Unido de la Unión Europea, otros dan mucha importancia a su influencia en cuanto a su poder económico.

Más del 63% de los dueños de negocios y tomadores de decisiones, cuando se les preguntó si creían que, al abandonar la Unión Europea, el Reino Unido sería más fuerte o más débil a nivel internacional, respondieron “más fuerte”, mientras que un 12% adicional fue indiferente. Del mismo modo, cuando se les preguntó si creían que la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea daría lugar a un mundo más peligroso e inestable, solo el 31% respondió que sí.

Los hallazgos de la encuesta respaldan la opinión de Alasdair Townsend, cofundador de Sherlock Communications, Agencia de Comunicaciones y Relaciones Públicas británica, con sede en São Paulo desde 2013 y en América Latina, quién ha trabajado con organizaciones como la Oficina Nacional de Turismo de Japón, Taboola y Air France. Townsend cree que la influencia del poder blando del Reino Unido no debe ser subestimada; “La razón por la que mucha gente cree que habrá oportunidades para Gran Bretaña en un mundo posterior al Brexit se reduce a lo que podríamos llamar marca británica” señala Townsend. “La cultura británica y su poder suave en la región son, en realidad, extremadamente fuertes y bien recibidos, ya sea viendo el fútbol de la Premier League, la serie The Crown en Netflix o escuchando a los Beatles. La gente realmente se involucra con la cultura británica y eso también se aplica a las empresas. La gente ve a las empresas británicas como confiables, innovadoras y excelentes para el comercio, por lo que hay oportunidades reales para capitalizarlas”.

En 2016, la Argentina fue el cuarto mayor mercado de exportación del Reino Unido en América del Sur. Las exportaciones de bienes del Reino Unido tuvieron un valor de US$ 792 millones (28,8 mil millones de Pesos Argentinos) pero la cifra ha disminuido en los últimos años debido a restricciones de importación y desaceleración de la economía argentina. Las principales exportaciones británicas a Argentina son equipos médicos y productos farmacéuticos, en tanto, las principales exportaciones de Argentina corresponden a la industria alimentaria y forrajes. “El acuerdo con la UE tiene muchas reglas, mientras que un acuerdo con el Reino Unido podría centrarse más en el comercio y la inversión”, señala Amancio Nunes, profesor de comercio internacional de la Universidad de São Paulo. “El Mercosur también ha sido criticada por su falta de acuerdos bilaterales. Países como México, Chile y Canadá tienen muchos acuerdos bilaterales, mientras que Mercosur no tiene acuerdos comerciales importantes en vigor. La gran oportunidad entonces es promover un acuerdo bilateral con el Reino Unido, si, por supuesto, ellos tienen interés en ir en esa dirección”.

Si bien la influencia de la marca británica es significativa, no es lo único que importa para que pueda ser indestructible. El estudio encontró que casi una cuarta parte de los latinoamericanos han decidido no comprar productos británicos en el último año, debido al trato que reciben los inmigrantes en el país.

En los últimos 12 meses, el 22,7% de los latinoamericanos rechazaron comprar productos británicos como rechazo a la política de inmigración del país. Este número se reduce ligeramente a 21.2% entre los dueños de negocios y altos funcionarios.

Los argentinos son claros en sus opiniones en cuanto a política exterior. Más del 40% cree que el gobierno británico no trata a los inmigrantes de manera justa y otro 34% cree que la política de inmigración del Reino Unido afecta negativamente a dicho país para vender sus productos y servicios.

En términos monetarios, tales hallazgos no constituyen una lectura agradable para el gobierno británico, dado que el 12% de los argentinos, decidió renunciar al Reino Unido por productos y servicios. Tal porcentaje representa un valor que de otro modo podría haber ingresado en la economía británica.

Dicha negatividad en torno al debate sobre la inmigración debería proporcionar una preocupación genuina para las empresas británicas, ya que estos consumidores son los mismos que podrían impulsar el intercambio comercial post Brexit. La necesidad de comunicar con claridad y seguridad a los latinoamericanos sobre el potencial y el futuro del Reino Unido es primordial, y en la opinión de Sherlock Communications, fundada en 2013 en São Paulo y con oficinas en toda la región, es una gran oportunidad.

“La investigación muestra claramente que hay un sentimiento positivo en América Latina hacia Reino Unido y las marcas británicas, sin embargo, sería un error que las empresas confiaran únicamente en esta herencia”, resalta Patrick O’Neill, cofundador de Sherlock Communications. “A la luz del hecho de que naciones como China y otros países europeos y norteamericanos están realmente compitiendo para crecer en todo el mercado latinoamericano, es imperativo que las empresas británicas comuniquen los beneficios reales de establecer relaciones comerciales”

 

DEJA UNA RESPUESTA